LA FUNDACIÓN PROYECTO TECLAS DE NEÓNEN LOS MEDIOS AMIGOS ACCIONES
Teclas de Neón
Teclas de Neón es un espacio que brinda la Fundación Aldea de las Luces para la publicación de libros, notas, crónicas, críticas y entrevistas. Gráficas y/o digitales, ajenas y propias, las teclas echarán luz a curiosidades diversas. Recomendamos su lectura.
Publicaciones


MÁS ALLÁ DEL OLVIDO
X

Compilación en dos tomos, de entrevistas y conversaciones inéditas, realizadas a fundantes del cine nacional de los años ´20, ´30, ´40, y en especial de la denominada Época de oro del cine argentino. Los autores de la obra, Guillermo Russo y Andrés Insaurralde, han recogido estas voces a fines de la década del ´70 en el Museo del Cine, durante la dirección del crítico e investigador Andrés José Rolando Fustiñana. El Museo del Cine Pablo Ducrós Hicken confió a la Fundación Aldea de las Luces la producción de esta obra.

PRODUCTORES

Ajuria, Julián De / Anselmi, Video / Mentasti Atilio / Valle Federico.

DIRECTORES

Amadori, Luis César / Arancibia, Ernesto / Christensen, Carlos Hugo Cristiani, Quirino / Demare, Lucas / Fregonese, Hugo / Gallo, Mario García Velloso, Enrique / Mugica, Francisco / Santiago, Carmelo Saraceni, Julio / Saslavsky, Luis / Tinayre, Daniel.

GUIONISTA

Villalba Welsh, Emilio

ACTORES

Ber Ciani, Antonio / Cárpena, Homero / Carril, Hugo Del / Córdoba, Irma Duval, María / Escalada, Roberto / Fioriti, Carlos / Franco, Eva /Garcés, Delia Gay Palmer, Élida / Lucena, Elena / Luz, Aída / Magaña, Ángel / Pastorino, Malvina / Petrone, Francisco / Pirovano, Ilde / Quartucci, Pedro / Serrano, Enrique Thamar, Tilda / Thorry, Juan Carlos / Valicelli, Oscar / Vega, Milagros De La Vehil, Luisa / Zubarry, Olga.

DIRECTORES DE FOTOGRAFÍA

Hoss, Américo / Merayo, Antonio / Peruzzi, Humberto.

MÚSICOS

Piana, Sebastián / Ribero, Tito

ESCENÓGRAFOS

Benavente, Saulo / Conord, Ricardo / Dowling, Carlos Thomas Durañona y Vedia, Álvaro / Gelpi, Germen / Pappier, Ralph Soldi, Raúl / Vanarelli, Mario

VESTUARISTAS

Ferngó, Héctor / Jamandreu, Paco / Lerchundi, Eduardo

PEINADORES Y MAQUILLADORES

Combi, Roberto / Combi, César De / Olavego, Blanca

MONTAJISTA

Garate, Jorge / Rinaldi, Carlos

ASISTENTES DE DIRECCIÓN

Míguez Saavedra, Alicia

COPISTAS

Borghini, Hermanos

CRÍTICOS

Guibourg, Edmundo


Entrevistas


Taller El Mate, Primera Escuela de Cine Para Niños de la Argentina
X

 Entrevista a Irene Blei directora del Taller el Mate quien junto a Lucía Cano en la Coordinación General, llevan a delante la Primera Escuela de Cine para Niños de la Argentina.



Realizada por María Laura Paz, y Graciela Garzelli.



 En la actualidad el Taller de Cine “El Mate” está funcionando en la calle Buenos Aires 2865, Olivos. El número actual de niños y adolescentes participantes en la sede supera los 200. La Asociación de Padres que acompaña las tareas está lanzando distintas propuestas para contribuir a la renovación de equipos de este centro de enseñanza gratuita. Con el cambio de gobierno y autoridades, la escuela depende ahora de la Secretaría de Educación. Dirección de enseñanza terciaria y no formal. Ha atravesado dos mudanzas más, y aún ocupa un lugar que es alquilado.



 En el 2012 se cumplieron 25 años de la fundación de este espacio de creación audiovisual para niños y adolescentes, que en 1999 se convierte en la primera escuela de cine infantil y juvenil. Su sede se encuentra en el partido de Vicente López, provincia de Buenos Aires. Allí es donde ofrece talleres gratuitos para chicos interesados en expresarse a través del cine, el video y el cine de animación. Pero como esta escuela “no tiene paredes”, sus proyectos también se desarrollan en varias escuelas públicas que se acercan para participar de la experiencia.



 En marzo del 2011 Irene Blei nos contaba acerca del Taller.



Para entender qué es El Mate, hay que acercarse hasta su actual centro de actividades, y sobre todo conocer a quienes le dieron y le siguen dando vida. Ellas son sus coordinadoras generales, Irene y Lucía, los jóvenes coordinadores y los chicos (de 8 a 17 años), que son inseparables, pues todos trabajan en las distintas áreas y actúan en equipo, como “colegas” que son. Cuando uno entra y los ve trabajando se entusiasma con la frescura pero también con la seriedad, porque están haciendo películas; es su trabajo.



 Irene dice que se creó una atmósfera de trabajo muy linda y agrega: “Acá cada cosa tiene su nombre y apellido”. De hecho, en la recorrida, en una  PC puede leerse el nombre Enrique. Esto habla de la importancia en el cuidado que se tiene que depositar en cada computadora, en cada cámara, en cada útil de trabajo, es como si fuera algo vivo y enseña la responsabilidad.



El equipo humano, en este momento, está conformado por alrededor de 20 personas, algunos van a la sede temporaria y tienen trabajo compartido con las escuelas públicas. Hay algunos que están sólo en las escuelas y van a la sede esporádicamente y otros que trabajan sólo en la sede. Pueden llegar a pasar todos los días y sobre todo cuando se está trabajando en un proyecto. Es una escuela de “puertas abiertas”. Sin embargo, el trabajo disminuyó en las escuelas en estos últimos tiempos ya que se descontaron 20 horas cátedra. Irene se lamenta por esta situación porque les fue muy costoso entablar la relación con los establecimientos escolares.



Volviendo al taller, el año último pasaron 110 chicos, que en 2009 llegaron a ser 160. En tanto, que por las escuelas públicas unidas al programa pasan cientos y cientos de chicos. Lo que se hace allí es una especie de “cineclub a domicilio”, la escuela de formación de espectadores. Muchas de estas actividades pueden apreciarse en el canal que tiene el taller en YouTube (tallerelmate en www.youtube.com.ar).



 La escuela es municipal, de los sueldos, la luz, el gas, el teléfono, todos los gastos administrativos, se hace cargo el municipio y “es un apoyo fundamental”. También parte del equipamiento como una computadora y dos cámaras. Pero no es suficiente pues hay mucho personal que pasó a planta temporaria y hay pocos permanentes.



 Irene, el Cine y Cómo Nació la Idea del Taller



Me tengo que remontar a mucho tiempo atrás. En realidad, yo soy profesora. La primera carrera que hice fue una carrera docente, tengo dos títulos docentes en Lenguas Vivas y siempre me interesó mucho el arte. Siempre tuve el interés artístico fuerte, siempre tuve los dos, el amor muy fuerte por la docencia y por lo artístico; pero, paradójicamente, por esas cosas que pasan, primero hice el profesorado y luego empecé a estudiar cine. Cuando empecé a estudiar cine, ni bien empiezo, me conecto con el cine de animación, que es la especialidad mía. Allí me sumergí de cabeza. Empiezo a ver materiales muy lindos de animación y cae en mis manos una película de la embajada de Alemania, del Goethe Institute, en realidad; otra película de Francia y estaban presentadas como películas hechas por chicos. Las imágenes estaban producidas por niños y los adultos habían trabajado en esa estética para chicos. A mí me alcanzó con eso. Además, Roberto Gobbi[1], que había hecho algo de cine para niños en La Plata y también otra experiencia en Avellaneda de cine para niños. El cine era Súper 8.



 Víctor Iturralde[2] es uno de mis papás cinematográficos y el otro de mis padres es Simón Feldman[3]. Con Lucía Cano, (cofundadora y directora del Taller), nos conocemos desde la adolescencia, justamente, yo empiezo a estudiar cine porque ella estaba estudiando cine. Cuando ella estaba en tercer año yo entré a primero.



La primera vez que veo una película de animación, cómo son significativos los orígenes, fue una proyección de películas canadienses de Norman MacLaren[4] y ahí decidí que me iba a involucrar con la animación. Porque en esa época en la Argentina no se enseñaba animación. El cine de animación había que hacerlo en forma autogestionada y autodidacta. Te estoy hablando de los 80. Y bueno, hicimos nuestra primera película de animación en el 82 con Lucía. Empezamos a madurar. Simón Feldman me decía que ella siempre fue una buena ‘ad latere’. Es verdad, es la perfecta ‘ad latere’, es la persona ideal para entusiasmarla con lo que sea y también tiene el punto de vista relajado. En el 86 fue nuestra primera experiencia, una proyección de películas y después de la proyección, con la motivación hacíamos una actividad. Ahí, era viable una serie de actividades consecuentes e iniciamos en el año 87 en Vicente López, donde nos quedamos pero también en el Centro Cultural San Martín. En ese momento en el CCSM estaba Javier Torre[5] de director y Graciela Taquini[6] coordinando el área. En Vicente López empezamos en el Centro de Artes Visuales donde estuvimos un montón de tiempo hasta que nos independizamos. A fin de ese año terminó Graciela en el CCSM y también Javier Torre; o sea, no siguió la gestión y fue como la primera curva de decantación natural. Pero habíamos empezado en los dos lugares al mismo tiempo.



Algo que me preguntaba, como docente, era, en ese momento, hablamos de los 80, ¿cómo vamos a seguir enseñando: con un pizarrón, con una lámina? Porque en ese momento en las escuelas municipales se trabajaba con un tipo de casetera que se llamaba Betamax, que después se dejó de usar. Cada escuela de Capital tenía una Betamax. Yo pretendía que hiciéramos material, pretendía que los chicos sintieran ese entusiasmo tremendo. Con ellos fue que empecé. Ni bien empecé a estudiar cine me golpeó de nuevo la parte artística mía. Empiezo en el 82, el taller estaba ahí pero era incipiente. Esa es parte de la historia, era un momento muy fértil también, un momento muy bueno para iniciar proyectos. Era el momento. Empecé ahí, pero bueno después para la animación no había información entonces. Aspiré a una beca del Fondo de las Artes, la gané; otra beca de la Fundación Antorchas, la gané. Fui muy afortunada, ¿no? Y estudié y empecé a trabajar en la Universidad con mis dos maestros, primero con Simón Feldman y después con Iturralde y la verdad que aprendí mucho en el ejercicio; o sea, fue una carrera muy autogestionada, la mía, realmente porque lo que hice al empezar a estudiar acá fue muy inicial y llegó el momento en que estaba dando clases y no estaba pudiendo nutrirme del otro lado, no había posibilidades.



 Las “estadísticas de vinculación entre el taller y las vocaciones de los talleristas”.



Muchos siguen y otros no. De los chicos que pasaron por el taller, una de las cosas que es muy linda de contar es que es un lugar bastante especial, un lugar que convoca mucho lo afectivo, se genera un vínculo muy fuerte, muy duradero con las personas que pasan por acá. Porque en realidad excede lo que se hace habitualmente en un taller; es decir, es educación artística, hay realmente una entrega muy fuerte de parte de uno y del otro y entonces, hay de todo: médicos, ingenieros, arquitectos, hay un abogado, un profesor de educación física. Hay muchos, hay variedad. Hay un director de fotografía. Un muchacho que estuvo trabajando en El Secreto de Sus Ojos, Manuel Bullrich, cuando me preguntan por las luminarias, ¿no? Y en Mundo Alas y es un genio. Hay otro que está viviendo en Canarias Álvaro Sanchez, y también es un genio, otro que vive en Madrid, Octavio Facello. Aquí está Marina Zeising que trabaja en producción. Está lleno de personajes, o sea, hay de todo. Es muy interesante su paso por el taller. Esa es la estadística que tenemos. No es lo mismo una persona que se ha formado de esta manera que ha sido capaz de chiquito de construir a partir de una idea propia, enriquecida por las ideas de los demás, ahí sí que vemos un cambio.



 ¿Qué pasa con las familias? ¿Acompañan los procesos? ¿Se conectan con Uds.?



Hay dos tipos de cuestiones, hay padres muy “artísticos”. Es diverso, pero básicamente hay padres que tienen mucho que ver, otros que miran a sus hijos con total admiración, los respetan mucho pero son muy diferentes y hay papás que dicen: “menos mal que encontró este lugar”.



Irene cuenta una anécdota de un niño que se inscribió al taller que se da vuelta y le dice al padre: “Viste que yo te dije que iba a conseguir un lugar donde estudiar para ser director de cine” y que en la casa al chico éste le decían “Splielberg” y lo cargaban, le decían “¿Qué hacés, Spielberg? Y él decía: “Yo TODA mi vida quise ser director”.



Es mucho el material como éste,  Irene sugiere que algún día escribirá un libro con estas historias. Otra historia: Matías tenía sus personajes guardados en una caja, los construía y los animaba dentro de esa caja con sus personalidades. Una caja es una pantalla donde otro hacía discurrir sus historias pasando un piolincito moviéndolos, sentándolos, etc. Las experimentaciones con las cajas son una forma casera de filmar lo que es esto de adueñarse de la imagen. Los juguetes ópticos también constituyen una forma de aprender el oficio e Irene dice que hay que ser capaz de crear con “mucha síntesis”  para poder construirlos pero que es más fácil para un chico que para un adulto.



 ¿Existen diferencias entre los chicos de ahora y los de hace 23 años, cuando comenzó el taller con respecto a la capacidad de imaginación, creación?



La tecnología y la creatividad



Ahora hay una gran diferencia que es que los chicos están con mucha información encima, de documentales, de cosas que vieron. Por ejemplo, vienen y te dicen: “yo ví en un documental que para hacer un dibujo animado hace falta tal o cual cosa”; es decir, están sobre cargados de información. Y de alguna manera, al tener la información, a veces, cuesta ver. La ventaja es que los chicos cuentan con mucha información técnica, que hasta apagan una computadora aunque no la conozcan, hace unos años había que instruir a los chicos, ¡hasta para apagar una computadora! Hoy en día, los chicos son los encargados de instruir a los mayores. Sin embargo, los adultos seguimos siendo fundamentales a la hora de la orientación y de contextualizar, de entender lo que estamos haciendo, porque sino justamente esto que hablábamos de la proliferación de producción, de consumos se puede llegar a volver muy superficial y así como a alguien le puede gustar el cine y el video puede ser terriblemente aburrido si uno no está embarcado en un proyecto. Muchas veces nos pasa que un papá te dice: “él en su casa hace animaciones” y el nene no hace animaciones, el nene lo que hace es tomar algo estereotipado, hecho por otros; o sea, rápidamente necesita consumir otra cosa parecida, copiar. Da mucho más trabajo partir desde el autoconocimiento, hay que dejarse de lado, hay que dejar un poco el ego, hay que encauzar, hay que dar un sentido (a todo lo que trae el niño al taller). Tienen que saber que el trabajo sostenido lleva al éxito.



Se trabaja con la idea de ser coordinadores, no profesores, porque el protagonismo tiene que estar de parte de los chicos, tiene que haber en la actividad una visión adulta y madura y hacer todo lo posible para que la actividad del chico no fracase, para que el proyecto llegue a término.



 La imaginación



Los chicos siguen siendo chicos pero “están muy influidos por su propio consumo”. Por ejemplo, arrancan para hacer una película y te hablan en castellano neutro. Los chicos estaban haciendo una película, la acción se desarrollaba en una escuela y en una de las escenas retaban a uno de los personajes y le decían: ¡Vete con el conserje! Debía ser una escuela de hotelería... ¿Qué hace un conserje en una escuela? Yo no le corregí la película, dice: ¡Vete con el conserje!



La otra cuestión con la imaginación, supongamos, es siempre como una influencia inmediata que en los 80 era de Spielberg y ahora tienen una gran influencia con Tim Burton y otros también con Harry Potter; y así como te hablan en neutro también vienen y dibujan animés pero también te dibujan un gaucho. Y esto puede ser porque en las escuelas no hay educación artística. Dibujar es parte del aprendizaje. Dibujar no es que te enseñen que una cabeza se dibuja así, es un trabajo de observación. Así como hay gente que se enseña a leer sola, hay gente que se enseña a dibujar sola, que son los menos, hay pocos casos, todos los demás necesitamos instrucción, de eso no se encarga nadie. Se han sacado de las escuelas las materias artísticas. Entonces, muchas veces viene a partir de la imitación, estamos acostumbrados a eso escolarmente, a que el lindo tiene un patrón. Me acuerdo hace años había un movimiento de gente que no quería que los chicos vieran Disney porque después nunca más querían dibujar sus dibujos. Y hace muchos más años, cuando todavía no habían hecho la película de Manuelita, María Elena Walsh[7] rabiaba y decía que no quería que nunca dibujaran a Manuelita, porque era como para conservar la Manuelita del imaginario de cada uno. Blancanieves hoy, es la Blancanieves de Disney.



 Hay mucha imaginación ahora también. Hay chicos muy motivados ahora como los había antes. No hay un gran cambio, lo único que veo es esta inmediatez, esta cultura de la inmediatez tan instalada que es una porquería: Escuchás que los chicos dicen: “porque yo tengo el Photoshop” y “Yo tengo el 3D Max”, como si tenerlo fuera algo más que tener un disco que ahora se compra todo el programa en un disco trucho, es como desaprovechar el recurso.



 Premios y Material Publicado



El material puede circular por los festivales, que al entender de Irene son demasiados para su gusto y donde muchos tienen una finalidad egoísta. Lo importante con los chicos es hacer un encuentro y no un festival competitivo, no es algo positivo, porque por lo general los premios se dan políticamente. Graciela Garzelli escribió en el Facebook: ¡Otro premio más! Si otro premio más para El Mate, pero no son los mismos chicos, el premio no es para El Mate. Las películas circulan todo lo que puedan circular. Esto es difícil para los chicos porque las películas terminan de cobrar vida un año después que han sido editadas. Está el recurso de Internet, vamos a YouTube y tenemos muchas películas editadas.



 Un sueño hecho realidad y más



La escuela es mi sueño. Yo pienso que esta es la escuela que yo soñé: Pienso que es una pena que no tengamos un lugar más cómodo para poder integrar a personas con capacidades diferentes o chicos más chicos. Veo que pasó tanto tiempo y ya tendría que estar concretado y veo otros lugares que quizá con menos, lograron más porque han sido acompañados. Está el problema edilicio, que el terreno que tenía la escuela asignado, lo destinaron luego a la construcción de  un centro odontológico. Sin embargo no creo que una escuela es un edificio, no son los bancos, las sillas, las mesas, las computadoras, la escuela es otra cosa. Por eso, el sueño es el alma y eso se logró. No pasa sólo por el cine sino por lo educativo sesgado por lo artístico: la música, la plástica, la narración de distintos lugares y formas y reúne a los chicos trabajando todos en equipo. Es un proyecto muy querido, muy amado, pero uno pasa por las cosas. Hace tiempo que estamos con un plan de formar un equipo que continúe. Así se construye.



 http://www.tallerelmate.com.ar/



YouTube: tallerelmate



 



[1] ROBERTO GOBBI – Director de fotografía.



[2] VICTOR ITURRALDE RÚA (Buenos Aires 1927/2004) fue un crítico de cine argentino, realizador, animador, documentalista, docente, escritor, crítico, erudito, investigador, historiador, cineclubista,  uno de los precursores del cine infantil en la Argentina.



[3] SIMÓN FELDMAN (Buenos Aires, 1922) Director de cine, Productor, Guionista, también hizo Fotografía, Montaje y Animación. Estudió en Francia y trabajó en Europa. Fue co-fundador de “Seminario de cine de Buenos aires”, se dedicó a la docencia y escribió varios libros sobre cine y pintura. Sus primeros filmes fueron Un teatro independiente (1954); El negoción (1959) y Los de la mesa 10 . En  2000 recibió el Premio Cóndor de Plata a la trayectoria por parte de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina.



[4] NORMAN Mc LAREN (Escocia, 1914-1987) fue un animador y director de cine canadiense de origen escocés reconocido por sus trabajos en el National Film Board of Canada., en Canadá abrió un estudio de animación y enseñó  a animadores canadienses;allí filmó el famoso corto, Neighbours (1952), el cual ganó innumerables premios en todo el mundo incluidos el Canadian Film Award y el Academy Award. Es famoso por sus experimentos con la imagen y el sonido, al dibujar directamente sobre la película, incluso la banda sonora.



[5] JAVIER TORRE Javier Torre (Argentina, 1950) es un director, productor y guionista de cine, ha desarrollado una extensa carrera artística. Es hijo del director de cine Leopoldo Torre Nilsson y nieto del también director Leopoldo Torres Ríos.



[6] GRACIELA TAQUINI Graciela Taquini (Buenos Aires, 1941) es una artista y curadora argentina que ha desarrollado la mayor parte de su producción artística en el área del video experimental monocanal. Sus obras han recibido diferentes premios, entre ellos el Premio de la Asociación de Críticos de Arte de la Argentina al mejor guión. Ha sido apodada "la tía del videoarte argentino" por su temprana participación e interés en dicha disciplina. En 2012 recibió la Premio Konex de Platino en Video Arte.[2]



 



[7] María Elena Walsh, Buenos Aires, 1930 -2011;  fue una poeta, escritora, música, cantautora, dramaturga y compositora argentina, que ha sido considerada como mito viviente, prócer cultural y blasón de casi todas las infancias.



 


Happening de ANIMACIÓN en el 12º Festival Internacional de cine NUEVA MIRADA
X

En concordancia con los objetivos propuestos por la Asociación NUEVA MIRADA, se llevó a cabo el 2 de septiembre de 2013 en las instalaciones del Distrito Audiovisual de CABA, un taller de animación para niños y niñas en escolaridad primaria; el mismo fue denominado por sus propios realizadores “Happening de Animación: Que vivan los niños”; estuvo coordinado por el presidente de ASIFA (Asociación Internacional de Films de Animación) el animador Oscar Desplats, y miembros de la entidad, como Yiyo Adam, Fabián de los Ríos, Sebastián Cáceres, Ricardo Desplats, Norberto Gaite, Patricia Menghi, Silvia Nanni, Miguel Nanni y Mariano Villegas González.

La Fundación Aldea de las Luces, estuvo presente en la jornada, acompañando al staff y colaborando en la tarea.

Como bien menciona Desplats, en el catálogo del taller: “Cuántas películas de dibujitos animados has visto ya en el cine y en la tele, muchísimas ¿no? Y seguramente recordarás nombres famosos como Walt Disney o Manuel García Ferré… detrás de ellos hay una legión de artistas y técnicos, cuyos nombres sólo aparecen en los títulos finales cuando termina la película”; ellos, los animadores, hoy han sido protagonistas; se han acercado a los niños para enseñarles a crear historias y personajes con las técnicas de la animación, “la realidad de las ilusiones”.

La jornada, se desarrolló en un clima distendido, cordial, divertido y muy participativo. Los veintiséis chicos y chicas que colmaron la sala de Opción Audiovisual, son alumnos de la Escuela Nro. 26 “República Dominicana”, perteneciente al Distrito Escolar Nro. 6, estuvieron acompañados por la docente, Elizabeth Claps, especializada en Medios Audiovisuales y Carla Peralta, docente de grado, quienes a su vez, ayudaron a que la actividad resultara valiosa para los chicos y chicas.

El programa propuesto por ASIFA se desarrolló en diferentes bloques que dieron ritmo al taller; la actividad se repartió entre visionados de cortos de animación inéditos para la audiencia infantil y la presentación de temas relacionados a las técnicas empleadas, como la animación de figuras geométricas.

De parte de los expositores, los chicos tuvieron un acercamiento al nacimiento del cine y a los juguetes ópticos pioneros de la animación, como el Folioscopio o el cine del pulgar, Rotoscopio y Praxinoscopio. ASIFA proveyó los materiales para que los chicos armaran sus propias secuencias animadas y juguetes ópticos, que se llevaron como recuerdo de la experiencia. Durante la jornada, se dibujó, se diseñaron personajes articulados con plastilina y se inventaron historias para los personajes; se pusieron en acción los muñecos articulados que fabricaron. 

Los niños y niñas también se fotografiaron cuadro a cuadro utilizando la técnica llamada Pixilation (que consiste en emplear los principios que rigen los filmes de animación en personas vivas) para armar su propia película en Stop Motion.

En definitiva una clase de animación, muy animada, e intensa.

Las docentes acompañantes, valoraron mucho la actividad, y el hecho de que los alumnos puedan tener contacto con los grandes animadores reales. Agradecieron a Distrito Audiovisual por brindar el espacio físico y la calidez del recibimiento, a ASIFA por pensar en un actividad de un día completo para transmitir sus conocimientos y experiencia – que no es poca - y a la directora del festival Susana Vellegia, quién acompañó parte de la jornada.

El Presidente de ASIFA, el animador Oscar Desplats, es miembro de APCI, Asociación de productores de cine para la infancia.



Escritos


FESTIVAL DE CORTOS ESCOLARES CALETA OLIVIA
X

ORO NEGRO…

ORO EN BLANCO Y NEGRO… ORO EN COLORES…

ORO EN MOVIMIENTO…

ORO EN CELULOIDE…

CALETA CELULOIDE es un homenaje que pretende resaltar el espíritu de la gente de MECHENIEN, el mismo de aquellos pioneros petroleros que por el año 1944 perforaron la tierra de Caleta por primera vez encontrando en las profundidades un medio de vida digno para sus habitantes y futuras generaciones: el “oro negro”.

En este siglo XXI, a través de los talleres de capacitación audiovisual y de la realización de cinco ediciones del Festival de Cortos Escolares, MECHENIEN ha hurgado en las entrañas de la tierra Caletense logrando extraer otro “oro”: los mejores talentos y capacidades que tienen los JÓVENES DE CALETA OLIVIA, brindándoles la oportunidad de conocer, planificar, llevar adelante una idea y un proyecto; expresarlo a través del celuloide y poder comunicarlo a toda la población en la gran pantalla.

¿Por qué “EL GOROSITO”? Porque al ser emblema de la ciudad recuerda los orígenes, es memoria y es identidad. Es la representación del esfuerzo por cavar profundo y la tenacidad para cimentar el futuro.

Mis FELICITACIONES a todos los que conforman MECHENIEN; autoridades, equipo técnico, docentes, talleristas, alumnos; y mi deseo de que el fluir de la válvula audiovisual no se detenga nunca.

MUCHAS GRACIAS por confiarme a sus jóvenes en los “talleres de guión”, sus producciones para evaluar y hacerme partícipe del mismo espíritu.


PRESENTACIÓN PREMIO ALBERTO FARINA EN FESTIVAL DE CINE INSUAL DE BUENOS AIRES.
X

Es un honor presentar hoy en este festival el “Premio al Cine Fantástico Alberto Farina”; hace apenas dos meses que esta “fantástica” persona nos dejó físicamente; pero familiares, amigos y colegas hemos querido que su espíritu permanezca entre nosotros para que nos anime y contagie el deleite y pasión por el cine y la cultura, en definitiva esa pasión por la búsqueda profunda del sentido de “ser humano” y la búsqueda de otro “Ser más divino”, ese Teo que en los últimos tiempos desvelaba a Alberto y que seguramente disfruta ya de ese encuentro “Cara a Cara”. 

Las personas que nos hemos congregado para llevar adelante este proyecto justificamos instaurar el Premio Alberto Farina al Cine Fantástico porque:

“Además de ser un espíritu renacentista, en el sentido de abordar con la misma profundidad y pasión, distintos temas, no sólo del ámbito cinematográfico sino tambiáen de otras áreas del conocimiento, Alberto Farina será sin embargo, siempre esencialmente recordado como uno de los especialistas y pioneros del Cine Fantástico en la Argentina y primero en llevar el género al ámbito académico. Un dedicado crítico que a fines de los ’80 y durante los ’90 se convirtió en una de las voces más destacadas que legitimaron el género y se propusieron encontrar referentes del mismo dentro del cine nacional. En esa línea, fue uno de los organizadores del emblemático Bela Lugosi Club, fundado en los ’70 por Moira Soto, Edgardo Cozarinsky, Juan Carlos Frugone y Agustín Mahieu, entre otros, autor de numerosos textos periodísticos y críticos sobre el tema, que hizo escuela al respecto con clases como la que hoy se proyecta aquí en su homenaje.

En su faceta más íntima y humana se destacó por la superación ante las dificultades, y por la universalidad en el trato y afecto hacia los demás. Ante su inclinación por la mística citaba a Borges y solía decir que estaba arrodillado ante Dios pero reconociendo que hay horas y obras ante las que todos deberían inclinarse, “ante el ajedrez misterioso de la poesía aún después de haber muerto”…”

Por eso hoy, el Festival de Cine Inusual es el lugar elegido para homenajear a Alberto Farina junto a sus seres queridos, familia, amigos, colegas, alumnos, y seguidores. En nuestro carácter de Directores del Festival Inusual les anunciamos que a partir del año próximo se entregará el Premio Alberto Farina al Cine Fantástico al mejor film de la competencia oficial del festival. 

Grupo Farina para el Festival Inusual: María Rosa Rongolino, Oscar Magnino, Nora Chernavsky, María Nuñez, Graciela Taquini, Alejandrina Morelli, Jorge Jelinek y Graciela Garzelli.


Contacto
Nombre
Teléfono
E-mail
Mensaje
Podés contactarte con nosotros para cualquier consulta al:

Teléfono: 4795-3120

o escribinos al:

info@aldeadelasluces.com.ar
Fundación Aldea de Las Luces - Artes Audiovisuales e Integración ® 2010. IGJ Res. N° 11074/14